Diez Razones para Recibir una Sesión de Reiki

En una sociedad cada vez más estresada por el ritmo de vida, más llena de angustia por la situación económica, invadida por el miedo ante un futuro incierto, las terapias alternativas, y entre ellas el reiki cobran cada vez más relevancia y protagonismo.

Por eso ofrecemos aquí diez razones por las que una persona debería recibir una sesión o un tratamiento de reiki:

1- Relaja la mente, con lo que disminuye el nivel de estrés, y pensamientos negativos y del cansancio y del bajo rendimiento en las tareas cotidianas, ya sea en el trabajo, en casa, o en nuestros quehaceres tanto intelectuales como físicos.

2- Aumenta las defensas del cuerpo y fortalece el sistema inmunológico. Un cuerpo relajado y sereno tiene más predisposición a la risa y a la sonrisa, al optimismo y a la capacidad de superación ante las adversidades o problemas; factores que apoyan el mantenimiento de la salud.

3- Favorece la claridad mental y emocional, lo que hace que la persona que se dé con frecuencia una sesión de reiki sea más capaz de asumir responsabilidades a la hora de tomar decisiones basadas en la claridad, la seguridad y la confianza. Permite manejar de una manera más sencilla nuestra relación con las emociones.

4- Reduce los niveles de ansiedad, disminuye la tendencia a la depresión y aumenta la confianza en uno mismo.

5- Los órganos vitales salen reforzados: Mejora tanto el sistema circulatorio, como el sistema respiratorio; se favorece la eliminación de toxinas a través del sudor, y la orina. Mejora la calidad de la piel. Aumenta la calidad del esperma y regula las funciones de ovulación y menstruación. Equilibra además, el sistema endocrino del individuo.

6- Se refuerza el sentimiento de Amor hacia uno mismo, hacia el entono más inmediato y en relación a todo lo que nos rodea. El sujeto receptor de sesiones de reiki toma consciencia de lo importante que es la vida en el planeta y mantiene una relación de equilibrio con la naturaleza y el medio ambiente como parte fundamental de la vida moderna.

7- Se relativizan los problemas, dando más importancia al tiempo presente. Uno de los grandes enemigos del ser humano contemporáneo es el alto grado de preocupación que mantiene a lo largo de su vida. Hacer que lo ordinario se viva como un acontecimiento extraordinario, eleva la autoestima, y la capacidad de reacción ante situaciones adversas.

8- Cambia la manera de relacionarse con uno mismo y por ende con los demás. Las relaciones afectivas, emocionales, familiares, o laborales están evolucionando de manera drástica y con tendencia a la individualización. Un tratamiento con reiki nos hace tomar conciencia del yo individual y colectivo frente al yo egoísta y personal. No somos islas, somos sujetos, seres humanos, intercontectados física, emocional, mental y espiritualmente.

9- Reduce los niveles de insomnio, intolerancia, negativismo y rabia, o lo que es lo mismo, aumenta la calidad y la cantidad de las horas de sueño, hace que las personas sean más tolerantes y flexibles ante los cambios y situaciones diarias y da alegría, sosiego y buen humor a quien lo practica o recibe.

10- Es un sistema sencillo de curación, física y emocional al que pueden acceder todos los seres humanos, sin distinción de raza, cultura, religión o estrato social: hombre y mujeres, ancianos y niños, embarazadas y mujeres que no puedan concebir. Es compatible con otros tratamientos médicos ya sean alopáticos, homeopáticos, u orientales ( acupuntura, siatshu, medicina ayurvédica, etc,etc).

Si quieres ayuda, nosotros podemos ayudarte, Nos encontramos ubicados en pleno centro de Santiago,Huérfanos 757 ( Huerfanos con San Antonio)  a pasos del Metro Plaza de Armas.

Si deseas recibir noticias como estas en tu bandeja de correo, suscribete acá abajo con tu correo:

Pablina Ferrada
Terapeuta Biomagnetismo, Reiki, Bioenergetica ,  Gemoterapia y Desintoxicación Ionica.
Email                 : 
pablina.ferrada@equilibriovital.cl
Teléfono Móvil +56 9 95977631 ( Whatapps ).

Comentarios

Comentarios

This entry was posted in Reiki.