Biogmanestismo

3

Biomagnetismo

Sistema de diagnóstico terapéutico medicinal que por medio de la aplicación de imanes de una determinada fuerza y polaridad semejante en puntos específicos del cuerpo, consigue exterminar en tiempo breve, virus, bacterias, hongos o parásitos, que son causa de la mayoría de los padecimientos graves del hombre.

Es una disciplina terapéutica cuyo objetivo es el de conseguir el equilibrio bioenergético.

Estudia, detecta, clasifica, mide y corrige las alteraciones del PH (Potencial de Hidrógeno) de los seres vivos; para tal objetivo el Dr. Isaac Goiz nos ha provisto de un mapa corporal, en el que se detallan los puntos o Par biomagnético (descubierto por él, en 1988) en los cuales se han de aplicar los imanes.

 

PH (Potencial de Hidrogeno)

 

El pH normal de salud se encuentra en 6.7 a 7.3, dentro de esta escala, el imán tiene la funcionalidad de equilibrar el potencial de hidrogeno a 7.0 para un funcionamiento normal del organismo. Si el pH de la persona se encuentra por encima y debajo de esta escala es muy probable que en primer término se presente una mayor alcalinidad en el organismo que puede producir y crear virus, bacterias, hongos. Por bajo de la escala produce un alto contenido de acidez.

Por consiguiente, equilibrar el pH del paciente u organismo, en la escala anteriormente señalada, el paciente estará sano y difícilmente las enfermedades podrán causar daño interno.

 

Tratamiento:

Al colocar los imanes positivo (+) y negativo (-) “pares biomagnéticos” correspondientes, (lugares donde se parapetan estos gérmenes) se comprueba que los miembros inferiores recuperen su simetría normal. Se aplican los imanes durante veinte minutos para lograr la despolarización de los órganos y restituir el equilibrio del pH. En los órganos afectados. Se consigue eliminarlos y con ello la causa de las enfermedades  que se pueden mejorar.

 

Por medio del Biomagnetismo  se regulan y corrigen las patologías infecciosas producidas por virus y bacterias,  siempre que no haya destruido o deteriorado el tejido del órgano afectado.

 

La práctica adecuada de esta terapia permite obtener beneficios como:

  • Incremento de la circulación arterial.
  • Incremento de la presión parcial de oxígeno.
  • Incremento de la síntesis de colágena (sustancia que une todos los tejidos del organismo).
  • Incrementa la síntesis de RNA (Acido ribonucléico).
  • Estimula la osteoblastosis, acelerando la reformación de huesos afectados.
  • Ayuda a la asimilación de calcio en los huesos descalcificados.
  • Aumentan los leucocitos modificando las inmunoglobulinas, estimulando el sistema inmunológico del organismo.
  • Estimula la proteinogénesis (Formación de proteínas en los tejidos más importantes del organismo, como el corazón
  • Entre otros

 

Los sistemas vivos son muy sensibles a los campos magnéticos y que sus efectos alcanzan hasta el último rincón de nuestro organismo a causa del carácter penetrante del magnetismo. Y precisamente porque el cuerpo entero esta movido a nivel celular por impulsos eléctricos y los campos magnéticos existe en cada una de sus células, los imanes adecuadamente aplicados, ejercen un efecto positivo al equilibrar los campos magnéticos. Lo que a la vista de lo que hoy sabemos podría contribuir a corregir los desequilibrios metabólicos que están en el origen de buena parte de las enfermedades.

 

Entre algunos padecimientos que alivia esta terapia se encuentra el Sistema Nervioso (Nervios, Stress, Depresión, Ansiedad, Emociones, Insomnio), Vías Respiratorias (Gripe, Tos, Influenza, Alergias, Bronquitis, Catarro, entre otras), Dolores en las articulaciones, Inflamaciones, Circulación, Problemas Estomacales, Digestión, Gastritis, Ulcera Gástrica, Sistema Inmunológico,  Problemas de Hígado, entre otros.